Para ver esta nota en internet ingrese a: https://republicadecorrientes.com/a/6373
MERCEDES | PANDEMIA

En el día del santo más popular, la Cruz Gil está vacía

Hace semanas, las autoridades vienen pidiendo que la gente no asista al santuario. Hoy consideran que el operativo es exitoso.

10_interior_0801.jpg
Crédito: Gentileza

Cada 8 de enero, en años anteriores, en la cercanía a la entrada de Mercedes, el predio del Gauchito Gil estaba repleto de fieles festejando y agradeciendo. Personas llevando ofrendas y regalos, promeseros de todo el país, comerciantes, personas recorriendo el lugar, peregrinos a caballo, personas preparándose para la vigilia, entre muchos otros participando de la celebración al santo popular más convocante del país. Hoy, por la situación actual de pandemia, el lugar se encuentra prácticamente vacío. 

En el contexto de pandemia, los festivales tuvieron que adaptarse de las celebraciones multitudinarias a las virtuales, y así también lo hará este año la celebración del Gauchito Gil. En la parroquia Nuestra Señora de las Mercedes, se oficiará una misa a las 6 de la mañana y será transmitida por las redes sociales de la Municipalidad y por canales de televisión y emisoras  de radio locales.  Previo a ello, a la hora cero un espectáculo de fuegos artificiales coronó el festejo, en el predio ubicado a las afueras de la ciudad, sobre la ruta 123, sin la presencia del público, que también será visto por las mismas plataformas.

A la vera de la ruta nacional Nº 123, en cercanías de la ciudad, en todos los accesos, y por rutas nacionales y provinciales  se está llevando a cabo el operativo de seguridad y custodia del santuario. 300 integrantes están trabajando para que nadie ingrese al predio. Entre ellos, Policía provincial, Gendarmería Nacional, personal de tránsito, guardia urbana, servicios de maquinaria y retenes sanitarios. El santuario la Cruz Gil se encuentra rodeado por alrededor de  200 metros de vallas para que ninguna persona ni vehículo pueda quedarse en el lugar. En el día de hoy, se intensificarán los operativos en la ruta provincial 24, y en las nacionales 12, 14, 119 y 123 y en los accesos de la ciudad.

 

"Honremos al 
Gauchito de otra forma, no asistamos para correr riesgos innecesarios. 
Ya tendremos 
oportunidad 
de visitarlo” 

PEDRO MAMANI
SUBSECRETARIO DE 
SEGURIDAD DE MERCEDES

 

De todas maneras, hubo algunas personas que intentaron acercarse al lugar y esperar la llegada del día. “Estuvieron con intenciones de acampar en cercanías del predio y fueron invitados a desalojar su carpa”, según informó Hugo Cáceres, jefe de Prensa de la Municipalidad de Mercedes.  Las autoridades establecieron un plazo de horario hasta las 12 para que las personas que hayan ingresado se retiren del lugar.

Cabe destacar que también está restringido hasta el 11 de enero el ingreso a la ciudad a toda persona o vehículo desde las 23 hasta las 6. Los mercedeños pueden ingresar fuera de esas horas, verificando su domicilio. Para quienes quieran ingresar a la ciudad de Mercedes desde otras ciudades de la Provincia, la Municipalidad solicita tener hisopado negativo y permiso de turismo interno o de circulación. 

Por otra parte, el Comité de Crisis y el Gobierno municipal piden la colaboración a los ciudadanos para que no asista ninguno de estos días al predio, para salvaguardar la salud de la población. “Se vuelve a reiterar a todas las personas que la fiesta en el predio del Gaucho Gil está  suspendida y está totalmente prohibido asistir al predio”, informó  la Municipalidad de Mercedes.   

“No van a poder entrar, vengan por donde vengan”, expresó, en diálogo con este medio Pedro Mamani, subsecretario de Seguridad de la ciudad de Mercedes.

El predio permanecerá cerrado hasta el 8 inclusive, de todos modos quedan retenes policiales por el fin de semana. “Tenemos que seguir trabajando y pensar todos de la misma forma. El éxito sería consolidado el día de mañana”, agregó Mamani.  

El funcionario aseguró que el operativo está funcionando de manera exitosa, “Los retenes sanitarios están funcionando muy bien, tenemos apoyo de personal de  otras localidades cercanas, informando a los vehículos que la fiesta está suspendida. El predio permanece cerrado y muchos de los dueños de los locales aceptaron la medida con buen criterio y cerraron sus negocios, esto facilitó el control vial y el control del tránsito de personas a pie”, agregó.

 “Agradezco a la gente promesera y que espero que entiendan la situación que se vive. Quiero que la gente  pueda hacer un análisis de la situación que tome conciencia, de la catástrofe que puede resultar de la aglomeración de personas. El espíritu de colaboración es de todos. Desde nosotros, para proteger y  aliviarnos todas las tareas”, finalizó.

La historia de la creencia religiosa 

Según la leyenda popular, Antonio Gil Núñez nació en el año 1847 aproximadamente, en la zona de Pay Ubre. En esa época, predominaban los enfrentamientos armados entre los Celestes y los Colorados.  El Gauchito era de esta última. 

El coronel Juan de la Cruz Zalazar citó a todos los hombres para formar un batallón y  pelear la zona, pero Gil  decide abandonar el ejército, sabiendo que de eso desobediencia lo destinaba a la segura muerte.

Un coronel, de apellido Velásquez, se presenta ante Zalazar para pedir el perdón por el detenido, este le dice que si veinte personas notables de la zona firman un pedido de clemencia, él lo liberaría. 

Al cumplir Velásquez con lo requerido, Zalazar envía un mensajero a que alcance la comisión que llevaba a Antonio Gil.

El 8 de enero, posiblemente del año 1878, mientras era llevado a Goya, los soldados lo colgaron de un árbol cabeza abajo. Dirigiéndose al soldado que lo iba a matar, el Gauchito le dijo: “No me mates, la orden de mi perdón está en camino”. Y luego le dijo: “Cuando llegues a Mercedes, junto con la orden de mi perdón te van a informar que tu hijo se está muriendo de mala enfermedad, y como vos vas a derramar sangre inocente, invócame para que interceda ante Dios por la vida de tu hijo; porque suelen decir que la sangre del inocente suele servir para hacer el milagro”.

Días después el soldado que lo había matado volvió a su casa, y su esposa, desesperada, le anunció que su único hijo estaba muy enfermo, recordó entonces las palabras de Gil y arrepentido le construyó una cruz en madera de Ñandubay. 

La llevó a pie desde el pueblo hasta el lugar donde se derramó la sangre, enterró el cuerpo y rogó al Gauchito por la salud de su hijo, al que encontró sano al volver a su casa. 

Con el antecedente de su muerte injusta, la fe popular le atribuye mayor cercanía a Dios y por lo tanto le ruega como intercesor ante él.

En esta nota

Temas en esta nota

GAUCHITO GIL PANDEMIA MERCEDES