Para ver esta nota en internet ingrese a: https://republicadecorrientes.com/a/3596
LAS "MARAVILLAS" DEL RÍO, A LA VISTA

Especies atípicas y de gran porte, otra consecuencia del bajo nivel del Paraná

Pescadores atribuyen a la bajante la aparición de dorados por sobre los 14 kilos o de una vieja del agua de color y tamaño inusuales, como la capturada en Itá Ibaté ayer.

El nivel del río Paraná desde hace varios meses es una cuestión que preocupa, pero la bajante dejó a la vista las maravillas que oculta en cuanto a su fauna íctica.

Según los propios pescadores, el fenómeno tiene relación directa con el tipo y número de capturas que se vienen registrando en el último tiempo, pero del mismo modo, hay factores como el poco tránsito en el agua.
Ricardo Sarjanovich, guía de pesca y propietario de la cabaña “El refugio”, en la localidad de Itá Ibaté, concretó ayer una captura atípica: un ejemplar de vieja del agua (loricáridos son una familia de bagres o siluriformes) de poco más de 6 kilos y una coloración muy rara de ver, que luego fue regresado al agua. 

“No es atípico capturar una de estas especies –en la jerga de los pescadores conocida como vieja del agua-. Lo atípico es color y el tamaño de este ejemplar que pudimos pescar”, detalló Sarjanovich a República de Corrientes, y explicó que “es un pez de profundidad, por lo que no siempre es posible capturarlo. Tuvimos la suerte de enganchar este ejemplar, que superó los 6 kilogramos, y nos llamó mucho la atención su color, porque normalmente son negros y este presentaba otra coloración más intensa”.

El prestador de servicios itaibateño consideró que el actual nivel del río fue incidente para esta captura, pero del mismo modo para el registro de los últimos días con ejemplares de gran tamaño como los dorados. “Creo que el nivel que tiene hoy el río Paraná es un factor incidente para ver algunas especies exóticas o atípicas, por llamarlo de alguna manera, en el caso puntual de este ejemplar de vieja del agua, más aún porque los señuelos normalmente no llegan a la profundidad donde habitan estos peces. Ahora, con el río tan bajo, el señuelo de pesca alcanza mayores profundidades y creo que por eso tuvimos la suerte de lograr esta captura”, sostuvo Sarjanovich.

En el mismo sentido indicó: “Esta situación se da también con ejemplares de manguruyú. No es normal tener el número de capturas que tuvimos en los últimos 15 días de esa especie y esto está asociado al nivel del río, pero también al poco movimiento pesquero que hay debido a la situación sanitaria.

Las capturas de dorados de gran tamaño que se dieron en los últimos días, en pesqueros como Esquina, por ejemplo, se dan porque aminoró muchísimo el tránsito de lanchas y los ruidos. A menor contaminación sonora, es más probable que se movilice para alimentarse y de ahí el tamaño de los ejemplares que se capturaron, que están por sobre los 14 kilos”.