Para ver esta nota en internet ingrese a: https://republicadecorrientes.com/a/3595
NACER EN PANDEMIA | VIVIRÁ UN DÍA DE LA MADRE MUY ESPECIAL

Tras el covid-19: “Estamos juntas, sanas y felices”

Karina dio a luz a Isabella en el hospital de campaña. Fue el primer nacimiento registrado en el nosocomio que asiste a pacientes con coronavirus. 

10 SOCIEDAD F1 Gza.jpg
Un mes. Isabella nació en el hospital de campaña y permaneció en la maternidad del Llano. Crédito: Gentileza

Con el resultado positivo de covid-19 todo lo planeado se esfumó. La incertidumbre, el temor y la ansiedad invadieron a Karina a dos días de la cesárea programa para recibir a Isabella, su tercera hija. La pequeña, que ya tiene un mes, dará más alegría al Día de la Madre, que celebrarán juntas, en familia. “Será un día muy especial”, señaló.

Karina, de 42 años, es docente y formó una familia ensamblada. Ella tiene una hija de 19 y un hijo de 17, mientras que su pareja es padre de un nene de 8. Juntos tuvieron a Isabella, la primera en nacer en el hospital de campaña.

“Todo el embarazo fue muy bueno, no tuve inconvenientes. A dos días de la cesárea programada, mi hermano me dice que teníamos que hisoparnos toda la familia. Si bien yo no tuve contacto, sí había estado con mis padres que antes habían estado con él. Fue una sorpresa cuando me dio positivo”, contó Karina a República de Corrientes.

Con el resultado, llamó ansiosa a su médico y fue suspendida la cesárea. Por protocolo, debió ser atendida en el hospital de campaña. Fue trasladada en ambulancia con todas las medidas de prevención establecidas. “Llegué y entré directamente al quirófano. La cesárea fue rapidísima y ella nació súper bien. Me la mostraron de lejos, escuché su llantito y se la llevaron”, recordó.

Tras 38 semanas de gestación y con 3,5 kilogramos, Isabella llegó al mundo el 14 de septiembre, inaugurando el área de partos del hospital de campaña. 

La llegada de la bebé también fue emocionante para la toda la sociedad correntina. En medio de la pandemia y todo lo que conlleva, un nacimiento sucedía para renovar las esperanzas.

Como está establecido,  el pediatra, una vez que sacó a la bebé del servicio de cirugía, le colocó en una incubadora de transporte que se encuentra en una sala de espera, fuera del hospital de campaña, y otro pediatra junto con el chofer de ambulancia trasladaron a la recién nacida con todo el protocolo a una maternidad. Antes, se realizó la identificación con pulsera, tras lo cual la beba fue derivada a la maternidad del hospital Llano, a la espera del alta de su mamá.

Pero Karina tuvo que esperar varios días para poder abrazar, mimar y alimentar a su pequeña hija. “A los días, nos vuelven a hacer el hisopado y a mí me da negativo y a mi pareja positivo, así que tuvimos que esperar para ir a buscar a Isabella del hospital Llano. Los padrinos podían verla y nos mandaban fotos y videos de ella. La familia y los amigos nos apoyaron un montón, incluso gente que no conocíamos nos mandó mensajes de aliento”, destacó. Pasaron unos 10 días hasta que finalmente pudo tener en sus brazos a su hija. “Fue un trajín, porque después del hospital de campaña y del hospital Llano fui a casa de una amiga por prevención, y a los tres días a la casa de mis padres. A Isabella le habían hecho el test y dio negativo. Ahora sí, estamos  juntas, sanas y felices”, agregó Karina.

La situación sanitaria por covid-19 y sus consecuencias a nivel mundial generaron un aumento en las preocupaciones de las mujeres que transitan la maternidad.

Sin embargo, aun marcado por la pandemia y atravesado por el aislamiento social, este domingo será una gran oportunidad para celebrar la vida y agasajar a mamá.

En esta nota