Para ver esta nota en internet ingrese a: https://republicadecorrientes.com/a/3586
NAUFRAGIO | LA TRAGEDIA OCURRIÓ EL 19 DE SEPTIEMBRE

Pescadores que se ahogaron estarían en el lecho del río

Sospechan que los cuerpos están atascados.

15_POLICIALES_F- 1 arch.jpg
Navegación trágica. Piden colaboración técnica a la Prefectura para seguir con la búsqueda de tres jóvenes ahogados.Crédito: Archivo

El 19 de septiembre pasado se produjo el naufragio de una embarcación con cinco ocupantes. Ocurrió en el río Paraná frente a las cosas de la zona conocida como Punta Taitalo, en la capital correntina. La tragedia dejó un sobreviviente, un cuerpo rescatado y tres que aún siguen desaparecidos.

Los familiares estiman que sus restos se encuentran atascados en el fondo del río y, para constatar la situación, piden apoyo técnico que solo la Prefectura Naval estaría en condiciones de brindarlo, si es que cuenta con instrumental.

Para brindar más detalles sobre la búsqueda, familiares de los jóvenes hablarán con la prensa, hoy, a las 9. El encuentro sería en la zona de Punta Taitalo.

Están desaparecidos los hermanos Antonio Barrientos (26) y Cristian Barrientos (23), y Osvaldo Maciel (20), amigo de ellos.El 23 de septiembre, unos pescadores hallaron flotando frente a las costas del barrios Lomas del Mirador el cuerpo de Ignacio Agustín Barrientos (22), primo de Antonio y Cristian.

La tragedia ocurrió al anochecer del sábado 19 de septiembre. 

Los cuatros muchachos habían arrendado una canoa y, cuando navegaban el río Paraná hacia la isla Meza,  se produjo el accidente. Un fuerte viento los sorprendió dando vuelta la canoa. Uno de ellos, dueño de la nave, se salvó nadando hasta la costa, adonde llegó en estado de shock.

Posteriormente, los familiares de la víctimas dejaron trascender que un exceso en la capacidad del bote también habría contribuido al desenlace trágico. Alertada la policía y la Prefectura, en la oscuridad y aún con fuerte viendo, se inició la búsqueda de los cuatro muchachos.

A la tarea se sumaron unos malloneros. No los encontraron y al día siguiente, con las primeras luces del día, se retomó el restrillaje.

Cuatro días después rescataron el cuerpo de uno de ellos, pero los otros tres siguen desaparecidos. Se extendió el radio de búsqueda, río abajo, pero sin el resultado esperado.