Para ver esta nota en internet ingrese a: https://republicadecorrientes.com/a/26094
TOF DE CORRIENTES | CAUSA JUZGADO FEDERAL Nº 1

Afirman incongruencias entre lo que dijeron los arrepentidos y la acusación

La defensa sostuvo además que la ley del arrepentido se utilizó con fines extorsivos y nadie conoce al Testigo A.

Sesión. La audiencia por la causa del Juzgado Federal Nº 1 de Corrientes seguirá el jueves 29, a las 8.30. Crédito: Sergio Galarza

Con firmeza y dejando constancia de sus argumentos, la defensa solicitó la nulidad de todo lo actuado contra exfuncionarios del Juzgado Federal Nº 1 de Corrientes y otros acusados, que formalmente está caratulado como "Soto Dávila, Carlos Vicente y otros s/asociación ilícita", Expediente Nº FCT 9886/2017/TO1.

La abogada Mariana Barbitta, que representa a Soto Dávila, planteó la inconstitucionalidad de la Ley Nº 27304 de Arrepentido y dijo que ya había hecho una presentación en ese sentido en los juzgados federales de Dolores y de Comodoro Py.

Enfatizó que "se usó esa herramienta jurídica con fines extorsivos. El fiscal Carlos Stornelli presionó en su despacho al arrepentido A de esta causa. Esa situación lo denuncié".

Comentó que "para los que impulsaron esta causa, el arrepentido A es su estrella. Pero no se sabe quién es".

Barbitta recordó que "la declaración de un arrepentido debe grabarse en video y eso no se hizo. Se intervinieron 292 líneas telefónicas y no se sabe a quiénes pertenecen o pertenecieron.

Las pruebas están basadas solo en lo que dicen los arrepentidos. Hay escuchas telefónicas que difieren de lo que afirman los arrepentidos. No hay elementos de pruebas para sostener los cargos contra Soto Dávila".

Barbitta adelantó que se reserva el derecho de acudir a Casación.
Indicó que "lo que se hizo desde los tribunales de Comodoro Py fue intervención de facto a la Justicia Federal de Corrientes".

La profesional, a modo de ejemplo de las irregularidades, recordó que "en la causa implicaron al abogado Ernesto Tito González, quien falleció baleado el 1 de julio de 2015. Pero aparece en un acuerdo en diciembre de ese año".

Por su parte, el abogado Aníbal Ibarra, a cargo de la defensa de Federico Grau, exsecretario Penal del Juzgado Federal Nº 1, dijo que "en la acusación a mi cliente, se sostiene que Grau es amigo del condenado narcotraficante Federico Sebastián Marín y señalan que ambos compartieron una comida. Pero al no estar la desgrabación, tuve que buscar y escuchar la grabación de una conversación telefónica en la que Marín le dice a su abogado Omar Serial: vos, que sos amigo de Grau. Sin embargo, en el requerimiento de elevación a juicio lo ponen a Grau como amigo de Marín y que ambos estuvieron juntos en una comida. No es cierto".

Desde la defensa se marcaron los errores procesales cometidos y dejaron expuestos que hay elementos para considerar que se armó una causa.

El próximo jueves 29, en la segunda audiencia, el Tribunal debe dar a conocer qué decisión tomará con los planteos. Desde la Fiscalía se pidió tiempo.