Para ver esta nota en internet ingrese a: https://republicadecorrientes.com/a/24630
TOP N° 1 | CAUSA DERUMBE

"Lo mío nunca fue interés económico, solo justicia", manifestó Rosa Urbina

La madre de Diego Rodríguez, una de las 8 víctimas, hizo un relato ayer cargado de emoción y recuerdos.

21_POLICIALES_F-1 serg galarza.jpg
Entereza. Rosa Urbina, madre de Diego Rodríguez, uno de los obreros muertos, hizo un emotivo relato. Foto: Sergio Galarza

Había expectativa por el testimonio de Rosa Urbina en el juicio que se les sigue a dos empresarios y un capataz, por el derrumbe en una obra en construcción que causó la muerte de 8 obreros. 

No fue testigo directo de la tragedia. Pero su relato aportó evidencias de los efectos que causó el trágico hecho en su familia y en las de las demás víctimas, así como en las de los sobrevivientes. Hizo una exposición cargada de emoción y recuerdos. Por momentos hizo pausa para no quebrarse o para ordenar su memoria.

 

"A Diego lo tengo 
presente todos 
los días"

ROSA URBINA
MADRE DE UN OBRERO MUERTO

 

"Hace 10 años que estoy muerta en vida junto a mi esposo, que sufrió y superó tres infartos por la angustia generada en la pérdida de nuestro hijo. Algo inesperado" , disparó Rosa Urbina en la audiencia de ayer. 

"Estoy de pie porque le hice una promesa a mi hijo Diego y a mi nieto de seguir en una lucha buscando justicia", señaló.

Indicó que "no recibí plata manchada con sangre. Estoy acá para contar mi verdad. Para decir lo que siento".  Remarcó que "lo mío no fue interés económico en esta lucha. Solo el pedido de justicia".

Al recordar su rutina familiar describió que "a Diego lo sabíamos esperar con mi esposo con el mate listo. Nos sentábamos a charlar y a hacer proyectos de familia. Sus hijos compartían la merienda y todo era alegría en la casa. Su muerte trajo tristeza y si bien solos tratamos de ir superando ese dolor, todos los días está en nuestro recuerdo". 

Manifestó que "después del aquel día, el 22 de marzo de 2012, todo cambió. En casa se sentía la ausencia de Diego. Su hijo preguntaba por qué el papá no lo pasaba a buscar más al jardín. Mi nieto, cuando estaba en casa, salía a su encuentro. Tenía 3 años".

Se emocionó al expresar que "antes del suceso trágico, viajamos con mi esposo y Diego a Puerto Madryn para visitar a otro de mis hijos. Al regresar lloré porque lo extrañaba.

Diego para calmarme me dijo: ‘Mamá, no llores. Carlos está bien allá. Yo nunca te voy a dejar’. Esa frase me quedó grabada para siempre". Acotó que "cuando se unió con Nancy, la recibimos a ella y a su hija, de su anterior pareja, con  toda la hospitalidad. Esa nieta del corazón, que hoy tiene 19 años, es una persona excelente".

Sostuvo que "Diego se fue muy joven. Tenía 25 años y toda una vida por delante. Quiero que mi nieto estudie, se forme para enfrentar el porvenir dignamente, con esfuerzo, con trabajo.A mi hijo lo tengo presente todos los días" . Acotó que "más allá del dolor que aún perdura, tengo la satisfacción del juicio. Se llegó a esta instancia después de mucho batallar. Trataron de impedirlo. Pero los jueces nos dieron la razón y se avanzó con la causa". 

Temas en esta nota

CAUSA DERRUMBE