Para ver esta nota en internet ingrese a: https://republicadecorrientes.com/a/24607
CORTE SUPREMA | FALLO

Rechazaron un recurso de queja del exjuez Soto Dávila

Acusó a quienes lo habían investigado y enviado a juicio oral.

21_POLICIALES_F-1 arch.jpg
Exjuez federal. Carlos Soto Dávila. Foto: Archivo

La Corte Suprema de Justicia de la Nación confirmó ayer el rechazo de un recurso de queja que el exjuez federal de Corrientes Carlos Soto Dávila presentó contra los funcionarios judiciales y de las fuerzas de seguridad que lo investigaron por presunta connivencia con narcotraficantes a cambio de resoluciones judiciales que los favorezcan. 

Soto Dávila denunció a Sergio Torres, exjuez federal que lo procesó y que actualmente integra la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, al fiscal federal Carlos Stornelli; a Diego Iglesias, titular de la Procuraduría de Narcocriminalidad; al abogado Rodrigo González; a Raúl Contreras, extitular de la Dirección Antidrogas de la Gendarmería, a Valeria Osorio, oficial, y a Hernán González, primer alférez de la fuerza. 

El exjuez denunció que quienes lo investigaron lo hicieron en un acuerdo ilegal para perjudicarlo a través de maniobras para que otros imputados en la causa declararen como arrepentidos para perjudicarlo en el expediente y a cambio recibieron beneficios.

La denuncia fue rechazada en todas las instancias judiciales -el juez de primera instancia, la Cámara Federal y la Cámara Federal de Casación- hasta que llegó al máximo tribunal. 

Ayer, la Corte Suprema rechazó el reclamo y  la acusación de Soto Dávila quedó definitivamente cerrada. 

"El apelante no ha dado cumplimiento a los recaudos establecidos" en la normativa, "por lo que corresponde desestimar la presente queja. Por ello, se desestima la presentación directa", estableció la Corte con el voto unánime de los jueces Horacio Rosatti, Carlos Rosenkrantz, Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti.

Soto Dávila está procesado junto con secretarios judiciales de su tribunal, acusados de haber cobrado coimas a imputados de narcotráfico para liberarlos o lograr beneficios en las causas. 

Un abogado que actuaba como intermediario declaró como arrepentido y relató cómo se pagaban los sobornos.