Para ver esta nota en internet ingrese a: https://republicadecorrientes.com/a/24601
TORNEO FEDERAL A

En el final, Boca Unidos encontró un gol y el primer triunfo en casa

En un partido mal jugado de principio a fin, a los 42 minutos del complemento, el juvenil Agustín Braure le dio la victoria al Aurirrojo por 1-0 sobre Douglas Haig, de Pergamino, por la octava fecha.

19 Deportes F1 gza.jpg
Y llegó el primero. Boca Unidos, sin jugar bien, logró un triunfo clave como local ante Douglas Haig, de Pergamino.Foto: Gentileza

Que sea el despegue. Boca Unidos logró ayer su primera victoria como local al vencer a Douglas Haig de Pergamino por 1-0, en uno de los partidos que completaron la octava fecha de la zona Norte del Torneo Federal A.

El juvenil Agustín Braure, a los 42 minutos de la parte final, marcó el único gol de un pobre encuentro disputado en el predio deportivo Leoncio Benítez.

La parte inicial tuvo 20 minutos en los que ni Boca Unidos ni Douglas ofrecieron mucho. El local mostró sus limitaciones, las mismas que durante el resto del torneo, para elaborar juego y por ende era intrascendente al atacar, mientras que la visita esperaba para aprovechar algún contragolpe.

Recién sobre el minuto 23 llegó la primera acción y fue para los de Pergamino. Mazza recibió en la derecha y desde el vértice del área sacó un "centro al arco" que casi se mete en el primer palo a De León.

Boca Unidos respondió a los 30 minutos con un córner desde la izquierda que no alcanzaron a conectar Burgos, primero, y Frutos luego.

Pasada la media hora el partido se activó y el conjunto de Marioni comenzó a encontrar sociedades desde el medio. A los 35 una asistencia desde el medio de Gabriel Morales habilitó en la carrera Maidana que en la misma quedó solo frente al área, pero adelantó el balón ante la salida del arco de Douglas que terminó quedándose con la pelota.

El complemento fue una radiografía de la parte inicial, nuevamente con un Boca Unidos lleno de incertidumbre en todas sus líneas y sin poder hilvanar una sola jugada en ofensiva. Pasaron 25 minutos de la etapa y el estadio Leoncio Benítez se "unió en un bostezo" ante un espectáculo que rozaba lo mediocre, entre un equipo que no puede encontrar su funcionamiento y otro que escala pero no ofrece demasiado en la cancha. Marioni buscó en el banco alguna alternativa para "reactivar" a un equipo adormecido. Así saltaron al campo Agustín Braure y Leonel Niz y Boca Unidos comenzó a empujar, sin ideas ni sociedades, pero llevando a Douglas contra su área.

Y el gol llegó de esa manera, a los empujones. A los 43 minutos Gabriel Morales mandó un centro defectuoso al ras del piso que pasó toda el área y entre un "mar" de piernas apareció el juvenil Braure para empujar la pelota al fondo del arco.

Lo que vino en los minutos finales fue aguantar, para sellar la primera victoria de local y el envión anímico para un plantel golpeado. 

Temas en esta nota

FÚTBOLBOCA UNIDOS