Para ver esta nota en internet ingrese a: https://republicadecorrientes.com/a/11950
ESCASO CAUDAL | EL SERVICIO ESTÁ GARANTIZADO

Por la bajante, ajustan tomas de agua y adecúan el proceso de potabilización

Aguas de Corrientes debió mover equipos de extracción en Esquina y Goya, mientras sigue de cerca la situación en la capital. Además, reforzaron la depuración para evitar problemas a los usuarios. 

07 SOCIEDAD F1.jpg
Foto: Gentileza

La bajante del río Paraná viene generando dificultades de todo tipo hace prácticamente dos años, y entre los ámbitos en los que tiene impacto se destaca el del servicio de agua potable en Corrientes. Si bien la prestación sigue estando garantizada y no se dieron cortes en el suministro, la empresa a cargo debió realizar una serie de adecuaciones para proveer a la capital y al interior. 

De esta manera, Aguas de Corrientes realizó en estos meses varias obras y cambios técnicos, ya que con el escaso caudal del río se podía haber visto afectada la extracción. Desde la empresa comentaron ayer a República de Corrientes que “la situación es compleja, pero se está manejando sin problemas hasta el momento”. 

Con el río ayer en 0,54 metros y habiendo llegado esta semana a 0,47 metros, el panorama sigue siendo de alerta y aún más con las previsiones, que no avizoran un repunte importante en los próximos meses. 

En este contexto, en Esquina y Goya se debieron mover las tomas de agua, ya que el nivel no era el suficiente para que puedan funcionar correctamente. De esta manera, fueron trasladadas a sectores de mayor profundidad, garantizando así el servicio de agua potable para toda esa zona de la provincia. 

“Fueron cambios técnicos necesarios porque la situación es difícil, pero estamos brindando el servicio sin complicaciones para los usuarios”, destacaron desde Aguas de Corrientes ayer en diálogo con este medio. 

Así, se vieron obligados a cambiar las zonas de extracción hacia zonas más profundas del cauce del río, al menos hasta que la situación de la bajante se revierta y se pueda volver a la normalidad. 

En la capital, en tanto, fueron menores las dificultades, ya que la toma de agua se encuentra en un sector de mayor profundidad del Paraná, pero igualmente debieron hacer algunos ajustes para evitar posibles problemas con el suministro en la ciudad. 

Desde la firma que presta el servicio señalaron en este sentido que se toman los recaudos necesarios y se hace un seguimiento diario de la situación para determinar la posibilidad de algunas adecuaciones que faciliten la extracción de agua del Paraná en la capital. 

Desde Aguas de Corrientes comentaron que la mayor preocupación es la incertidumbre, ya que no hay previsiones certeras respecto de qué pasará con el nivel del río, y los estudios realizados no son muy alentadores. 

En tanto, el escaso caudal genera también dificultades en el proceso de potabilización, aunque este mecanismo se sigue llevando adelante y con resultados óptimos según informaron desde la firma. 

Pero con el bajo nivel, el agua se vuelve más turbia, por lo que también tuvieron que ajustar la metodología. De esta manera, garantizan que el agua que llega a los domicilios sea de calidad y apta para el consumo, sin generar dificultades a los usuarios de Corrientes. 

Temas en esta nota

RÍO PARANÁ
Notas Relacionadas
 
 
¡Cumplimos un año! Tenemos increíbles premios para vos.