Para ver esta nota en internet ingrese a: https://republicadecorrientes.com/a/11361
DIRECCIÓN GENERAL | ENTREVISTA

Un legado, el desafío de trascender y de generar nuevos espacios escénicos

Eduardo Sívori se formó en el Colón. En los años 80 se incorporó al Vera para organizar el equipo de profesionales y técnicos. Con más de 40 años en el teatro correntino, apuesta a seguir construyendo.

03 F1 - SERGIO GALARZA.JPG
Espacios. Eduardo Sívori, en las nuevas salas que se construyen dentro del teatro para el aprendizaje y talleres de danza.Foto: Sergio Galarza

“Si hace 108 años, la sociedad correntina pudo anhelar y construir semejante edificio para la cultura y las artes, ¿cómo no vamos a poder nosotros, con más recursos y tecnología?”, se pregunta Eduardo Sívori, a cargo de la dirección general del Vera y a su vez uno de sus trabajadores más antiguos. Dos generaciones de técnicos, iluminadores y escenografistas se formaron a su lado. Y, sin embargo, ante cada puesta en escena, él se entusiasma como si fuera la primera obra que se va a estrenar con su coordinación. “El Vera es uno de los teatros más lindos del país. Una vez me encontré con [Astor] Piazzolla en Buenos Aires y hasta él recordaba la acústica y la calidad de nuestro teatro. Yo quisiera que el Vera siempre sea recordado así, por el público y también por los artistas que pasan por él”, manifestó.

A Eduardo Sívori le tocó también, en 2013, organizar el festejo del centenario del teatro. Y, para hacer un homenaje simbólico, se le ocurrió disponer de pequeños ladrillos para entregar a quienes se quería reconocer. “A lo largo de esos 100 años, que ya son 108. Hubo gente que donó plata, que enseñó, que trabajó mucho, artistas locales dispuestos a colaborar. Es una construcción que no tiene fin, que trasciende lo edilicio y material”, reflexionó.

“Esa otra construcción es tan importante como la física”, sostuvo, y recordó cómo se gestó aquel edificio de 1913, que no fue el primero sino el tercero de la institución. “Hubo una familia (Fernández Capurro) que hizo el aporte económico a cambio de tener la explotación del teatro por algunos años. La idea de tener un teatro así se había gestado antes en las mentes y en los corazones de la sociedad y se pudo materializar de esa manera, en un edificio con solo 4 años de diferencia con el Teatro Colón. Era de vanguardia. Con todas las facilidades que tenemos hoy, deberíamos proponernos como sociedad generar otros nuevos espacios, para que el Vera pueda enfocarse en lo que las aptitudes le permiten en espectáculos óptimos”, apuntó.

Con la velocidad que toman los cambios tecnológicos, “si se continúa incorporando tecnología, el género del teatro musical podría crecer mucho más en Corrientes, porque tenemos gente muy calificada, por ejemplo del carnaval”, opinó. 

Así, con miras a otros 108 años, el deseo de uno de sus impulsores internos, se orienta a “pensar en generar nuevos espacios, salas medianas, para albergar otro tipo de expresiones.

Y, a la vez, fomentar instancias de formación y aprendizaje, para que los oficios puedan conservarse y mantener siempre la vanguardia. Iluminadores escénicos, sonidistas, maquinistas teatrales, tendrían más espacio y se podrían perfeccionar mucho más al contar con equipamiento y tecnología nueva. El Vera puede seguir siendo un centro formativo, aun más que hasta ahora. Supimos tener tecnología de avanzada, que nos permitió llegar hasta ahora con esta calidad de espectáculos, pero eso es continuo, es una construcción permanente”, destacó.

“El Vera es un regalo, un legado de 108 años del cual me siento orgulloso de formar parte. Ahora nos toca trabajar por generar nuevos espacios y contenidos”, sostuvo.

Temas en esta nota

INSTITUTO DE CULTURA TEATRO VERA
Notas Relacionadas
 
 
¡Cumplimos un año! Tenemos increíbles premios para vos.